Una sociedad sin efectivo en pocos años: ¿Está preparada tu empresa?

Cada vez menos suecos pagan en efectivo. Muchos prefieren no llevarlo encima en absoluto. E igual ocurre con muchas empresas. Las PYMEs suelen estar contentas de evitarse transacciones en efectivo que resultan incómodas y caras. Se están creando muchas soluciones que evitan ese efectivo. Se estima que Suecia se convertirá en una sociedad sin efectivo en 2023. ¿Qué está impulsando ese cambio? ¿Qué deben hacer las PYMEs? Averiguémoslo.

Un avance rápido hacia una sociedad sin efectivo

En Suecia se ha avanzado mucho en los últimos años hacia una sociedad sin efectivo.

El Banco Central de Suecia lleva a cabo cada dos años una encuesta sobre el comportamiento de la población sueca en los pagos. En la realizada en 2018, se entrevistó a 2.000 personas de entre 16 y 84 años seleccionadas al azar. Una de las preguntas de la encuesta era: “¿Cómo pagaste la última vez en una tienda real?”. Sólo 255 de entre 2.011 personas entrevistadas respondieron que en efectivo. Esto equivale a un 13% de la población, cuando en 2010 esa cifra era del 40%.

La perspectiva del vendedor

El Consejo Sueco de Venta al Detalle y Mayorista, que tiene como objetivo el desarrollo de la venta al por menor, junto con sus empresas y trabajadores, financió en 2017 una encuesta a comerciantes, llevada a cabo en los sectores en los que se utiliza más el efectivo (alimentación, tabaco, kioskos, ropa y calzado, deportes y entretenimiento, muebles, materiales de construcción y herramientas y electrónica).

Respondieron 741 comerciantes. El comerciante medio que respondió a la encuesta tiene cuatro trabajadores a tiempo completo, unos ingresos anuales de unos 650.000 € (excluido el IVA) y su transacción media es de unos 28 €.

Una de las preguntas era cuál es la proporción de ventas que se pagan en metálico, y la respuesta fue que el 18%.

Share who paid for their last purchase in a bricks-and-mortar shop with cash

Suecia será pronto una sociedad sin efectivo

El objetivo principal del Consejo Sueco de Venta al Detalle y Mayorista al financiar la encuesta no era determinar si las personas pagan en efectivo o con medios de pago digitales, sino que tenían otra pregunta más interesante.

De acuerdo con el Banco Central de Suecia, el pago con monedas y billetes decrece a un ritmo de un 15% anual. A partir de un determinado punto, el porcentaje de pagos en metálico será tan pequeño que para los comerciantes no valdrá la pena aceptar este tipo de pago. ¿Cuándo ocurrirá esto?

Ésta era la pregunta que querían ver respondida en la encuesta los investigadores del Real Instituto de Tecnología (KTH), la Copenhagen Business School y el Banco Central Sueco.

¿La respuesta?

El 24 de marzo de 2023.

La racionalidad económica en el mercado bilateral

Los investigadores llegaron a esta conclusión aplicando un modelo matemático basado en las teorías de los mercados bilaterales y la racionalidad económica.

Los mercados bilaterales tienen dos tipos de participantes, los cuales resultan beneficiados cuando hay más participantes del otro tipo.

La racionalidad económica implica que las empresas toman decisiones que “satisfacen”: Se registra y se analiza toda la información posible con objeto de tomar una decisión satisfactoria.

Por eso los pagos en efectivo van a dejar de valer la pena

Los investigadores observan cada medio de pago (tarjeta de crédito, efectivo, etc.) como un mercado bilateral. Para que un medio de pago funcione, debe haber muchas personas que quieran utilizarlo para pagar y muchos comercios que lo acepten.

En este caso, la racionalidad económica aplicada a los comerciantes indica que deben tomar decisiones que o bien aumenten los ingresos, o reduzcan los costes o conduzcan a una mejor combinación económica. Una decisión económicamente racional sería aceptar el medio de pago con menores costes.

De acuerdo a estas premisas, los investigadores crearon una fórmula para calcular el punto a partir del cual aceptar pagos en efectivo dejaría de ser económicamente racional.

La fórmula tiene tres incógnitas: Los costes fijos y variables y el margen de beneficio del comerciante. Los investigadores obtuvieron esos valores a partir de los datos de los 741 comerciantes. Al introducir esos valores en la fórmula el resultado fue el 24 de marzo de 2023.

El efectivo está implosionando

Naturalmente no va a ser exactamente el 24 de marzo de 2023 cuando deje de valer la pena aceptar pagos en efectivo. De acuerdo con los investigadores esto va a ocurrir incluso antes.

Cuando un mercado bilateral está desarrollándose, hay un número pequeño de participantes de cada tipo, y esto implica que el número de posibles relaciones entre los participantes de ambos lados es también limitado. Pero con cada participante adicional, el número de posibles relaciones crece exponencialmente, y esto lleva a que un mercado inicialmente lento comienza a crecer muy rápidamente.

Pero este mismo efecto funciona también en sentido inverso.

En cuanto los consumidores y los comerciantes empiecen a dejar de aceptar efectivo, el valor del efectivo como medio de pago decrece, lentamente al principio y luego rápidamente. Al final, el sistema de pago mediante efectivo implosiona.

Por razones prácticas, los investigadores no consideraron la aceleración de este cambio, por lo que la fecha del 24 de marzo de 2023 es probablemente una fecha tope. La practicidad de utilizar efectivo se reducirá antes de esa fecha.

Europa será pronto una sociedad sin efectivo. En Suecia, esa fecha puede llegar en 2023. ¿Qué está produciendo este cambio y qué tienen que saber las PYMEs al respecto? Averígualo en #JobWizards https://bit.ly/2R2JhOd

CLIC PARA TUITEAR

Factores que aceleran el cambio

La aceleración de este cambio se debe a varios factores.

Un factor es el coste de manejar efectivo, que se incrementa por el hecho de que los costes fijos de este sistema son cubiertos por cada vez menos comerciantes. Incluso hoy, el coste medio de aceptar pagos en efectivo, incluyendo el tiempo de trabajo, es de alrededor del 4,1% del precio de venta. Los costes de aceptar pagos electrónicos son del 0,4%.

Otro factor es que cada vez más comerciantes rechazarán el pago mediante efectivo, causando una tendencia en la que los comerciantes y puede que incluso los consumidores, se imiten los unos a los otros.

¿Por qué Suecia?

¿Por qué está Suecia en camino de convertirse en la primera sociedad sin efectivo?

Sobre todo, porque es un país con una población relativamente bien educada y conocedora de las Tecnologías de la Información, que está dispuesta a aceptar las innovaciones tecnológicas. Esto ha llevado a una adopción rápida y extendida de los nuevos medios de pago.

En general, los consumidores en Suecia confían en las autoridades, las instituciones y las empresas. No están muy preocupados por que el Estado o las empresas espíen sus asuntos privados.

En resumen, se trata de un suelo fértil para las soluciones de pago electrónicas e innovadoras.

Swish

En los últimos años se han fundado en Suecia algunas empresas fintech muy prometedoras. Una de ellas es Klarna, que con sus soluciones ha revolucionado los pagos electrónicos en el comercio minorista. Otra es iZettle, que desarrolló la primera solución de pago con tarjeta vía teléfono móvil inteligente.

Pero probablemente la solución bancaria más revolucionaria procede de los seis principales bancos suecos: La aplicación Swish para teléfonos inteligentes, que utilizan siete de los diez millones de suecos, y que procesa 44 millones de pagos al mes.

Con Swish los suecos pueden enviarse dinero unos a otros utilizando sus monederos digitales en sus móviles y pueden pagar tanto en las tiendas reales como en las tiendas online. El monedero digital hace que sea fácil manejar los pagos a través del móvil. Pagar con Swish es tan fácil como enviar un mensaje.

Esta aplicación se utiliza en todas partes. Casi un 25% de las empresas suecas aceptan pagos a través de Swish.

¡Por el amor de Dios, si incluso la Iglesia utiliza Swish para recoger limosnas!

Quédate con esto

La cuestión no es si tu país se va a convertir en una sociedad sin efectivo, sino cuándo va a hacerlo. Puede que ocurra antes de lo que esperas. Suecia, como ocurre con otros Países Nórdicos, está liderando el camino hacia una sociedad sin efectivo, pero el resto de Europa está también siguiendo ese camino.

Tienes que considerar qué tipos de pagos vas a aceptar de tus clientes. Recuerda que cada solución de pago es un mercado bilateral, y que el mercado que más participantes atraiga es el que va a crecer más rápidamente.

También tienes que tener en cuenta cuánto te cuesta en este momento cobrar en efectivo. No olvides incluir los costes laborales que suponen el tiempo que esto requiere. Probablemente te cuesta más de lo que crees.

En definitiva, tienes que considerar los costes en los que incurres cuando trabajas al margen de los pagos electrónicos, hasta que decidas aceptarlos como medio de pago.

Empresa & Cultura