Trabajo remoto: Nueva flexibilidad y a qué tenemos que renunciar para conseguirla

El trabajo con independencia de la ubicación es una tendencia no sólo entre los empleados, sino también para muchas empresas. Y lo es porque no sólo crea una mayor libertad para las personas, sino también porque ofrece posibilidades de reclutamiento para las empresas. Sin embargo este modelo tiene debilidades, así como fortalezas. Un análisis.

La conferencia a través de Skype va a empezar en unos minutos. Paul ya se ha identificado y está preparado. Ha preparado su portátil en el porche de su casa de vacaciones de la playa (donde está programando el nuevo sitio web de la empresa). Jennifer está conectándose desde el espacio de coworking de Nueva York, con cinco zonas horarias de diferencia, pero no hay problema. Es el modelo de trabajo: trabajo remoto. Trabajar desde cualquier sitio. Antes era una costumbre el que los empleados tuvieran una mesa de trabajo en la oficina de la empresa, pero hoy la cuestión es que el resultado sea el buscado, y dónde se haya obtenido sea algo irrelevante.

Libertad total. Protección total

Para algunos freelancers estas libertades son desde hace mucho parte de su vida diaria, siempre pagando un precio, porque donde no hay obligación de estar presente a menudo no hay tampoco protección. Hay rachas entre trabajos que no están pagadas y raramente hay una garantía de que haya trabajo en el futuro. El modelo de trabajo remoto ahora promete poner esas libertades al alcance de todos los empleados, que además se benefician de un contrato de trabajo. Esto es así gracias a un rápido desarrollo de la técnica: Conexiones de banda ancha y portátiles potentes, tabletas y teléfonos inteligentes, que son tan comunes hoy en día, así como software específico para teleconferencias y transferencia segura de datos.

Ganándote un aumento mientras viajas por el mundo

Para los empleados tiene ventajas muy claras. ¿Por qué hay que tomarse unas vacaciones para hacer ese viaje a Asia? Mientras el hotel disponga de una conexión Internet estable, la actualización de la base de datos se puede hacer igual de fácilmente estando al lado de la piscina. Puedes contestar a los correos electrónicos de los clientes desde la playa y puedes coordinarte con tus compañeros sin problema vía Skype. Por otro lado, pueden existir razones prácticas para que una persona trabaje remotamente, por ejemplo, que un familiar requiera cuidados o una pareja que vive en el extranjero. Así pues, hay muchos diferentes motivos detrás del trabajo remoto. Una cosa está clara: Los empleados esperan ciertas ventajas de una creciente flexibilidad y libertad. Aún no hay estudios científicos disponibles, pero las encuestas muestran las ventajas percibidas: Por ejemplo, una encuesta de 1.400 usuarios de Flexjobs.com ha revelado que una vida laboral más flexible proporciona una mayor satisfacción personal e incluso, en la mayoría de los casos, una percepción de mejor salud.

¿Boston o Berlín? Cómo se benefician las empresas con una desventaja en su ubicación

Durante mucho tiempo, el debate público sobre la flexibilización de la vida laboral se ha centrado en los beneficios para los empleados. Sin embargo, cada  vez más empresas empiezan a darse cuenta de la ventaja de tener trabajadores remotos, y que esa ventaja es significativa. Naturalmente, para muchos hombres y mujeres de negocios, la cuestión principal es si esta novedad tendrá una ventaja económica. La respuesta es claramente un sí. Imagina que la mitad de tus empleados ya no necesitaran espacio en la oficina. Tendrías un ahorro de costes en todo lo relacionado con la infraestructura de la oficina. Pero para muchas empresas hay un factor decisivo: La desventaja que han tenido hasta ahora debido a su ubicación. Empresas pequeñas y medianas que están localizadas fuera de las principales conurbaciones se quejan de las dificultades de encontrar personal cualificado. El trabajo remoto es, en muchos casos, un milagro para el reclutamiento: Si para cambiar de trabajo no tienes que marcharte de Berlín a Boston las pymes se vuelven de repente más apetecibles para el personal cualificado.

Descanso frente a la cámara del portátil: Las debilidades del modelo

Las razones para expandir el trabajo desligado de la ubicación son claras. Sin embargo, apartarse de la vida tradicional de oficina no tiene solo consecuencias positivas, porque significa también perder de vista el barrio de la oficina, la comida con los compañeros o el gimnasio. Es más, no todos los individuos se ven a sí mismos como personas de mundo extrovertidas a las que les cuesta unos minutos hacer nuevos amigos. Al contrario, muchos valoran su lugar de trabajo como un ambiente conocido y seguro donde encontrarse con gente a la que conocen bien. Esto pone de manifiesto que este modelo no le encaja perfectamente a todos los empleados. Y los empleadores también tienen que enfrentarse a los problemas de la transición. Particularmente, para los responsables se vuelve más difícil observar y evaluar a sus empleados. Por otro lado, se presenta la duda de qué clase de relación pueden formar los empleados con su empresa si sólo conocen a sus colegas a través de grupos de chat y sólo han visto las oficinas centrales en fotos.

Así que está claro: Hacer que los espacios de trabajo sean más flexibles trae muchas ventajas para ambas partes. Las empresas que están ubicadas en lugares menos atractivos pueden sacar partido de ello. Al mismo tiempo, no se debe ignorar el factor social. Los empleados necesitan involucrarse y estar en contacto con la empresa, o de lo contrario el empleador se volverá con facilidad un elemento intercambiable y se dará paso a una elevada rotación de personal.

Trabajo remoto: Nueva flexibilidad y a qué tenemos que renunciar para conseguirla. Un análisis. #jobwizards http://bit.ly/2DrnURN

CLIC PARA TUITEAR
Equipo & Transformación