OKR: Gestionar con transparencia y profundidad

OKR es la abreviatura de “Objectives and Key Results” (Objetivos y Resultados Clave). En este modelo de liderazgo, no son sólo los responsables los que deciden los objetivos de la empresa, sino que son los empleados y los responsables los que los deciden conjuntamente. Esta gestión por objetivos es transparente, cooperativa, moderna y tiene mucho éxito.

El término ”Objetivos y Resultados Clave” parece incluso difícil de decir. John Doerr bromea con ello en su TED Talk de 2018. Doerr, además de ser considerado un icono de panorama inversor estadounidense, es considerado, junto con el fundador de Intel, Andy Grove, uno de los inventores del método OKR.

Los dos responsables, introdujeron este ḿetodo en Google en 1999. Los fundadores de la empresa, Larry Page y Sergei Brin no las tenían todas consigo, según recuerda Doerr, pero ellos pensaban que no había otra forma de gestionar la empresa, así que lo intentaron.

Gestión por objetivos: Si lo puedes medir, lo puedes gestionar

Google es hoy en día una de las empresas y marcas más valiosas en el mundo, y la empresa sigue funcionando con una gestión por objetivos. La gestión por objetivos data de los años 50 del pasado siglo. Peter Drucker, el pionero de la actual teoría de gestión, dijo en su momento: “Si no lo puedes medir, no lo puedes mejorar”.

El éxito del método OKR es la consecuencia natural de esa idea. Está basado en dos factores muy sencillos: Se asignan “resultados clave” a cada meta corporativa (“objetivo”). Se comprueban a intervalos regulares, se comparan y se redefinen.

Enfocarse bien: La historia de éxito de la gestión por objetivos y el modelo OKR

Los objetivos de la empresa especifican lo que hay que conseguir todos juntos. Los empleados y los responsables desarrollan estos objetivos en uno o más talleres. Los resultados clave medibles pormenorizan cómo evaluar si se alcanzan los objetivos y cómo se mide el mayor o menor éxito. De esta forma, tras un cierto periodo de tiempo, todos pueden, de una manera transparente y relativamente sencilla, comprobar si la empresa está funcionando bien. O, como dice Andy Grove: “¿Lo he conseguido o no lo he conseguido? Sí. No. Muy fácil”.

La estructura clara e intuitiva de los objetivos (¿qué?) y los resultados clave (¿cómo?) es la razón por la que el método OKR tiene tanto éxito. Intel, Google, Twitter, mymuesli, Flixbus, lo han puesto en marcha y probado en Silicon Valley. Pero no sólo lo están utilizando empresas americanas o europeas cotizadas en bolsas, también lo hacen estrellas del rock como Bono, de U2.

El músico irlandés se ha implicado en los conciertos Live Aid, la lucha contra el SIDA y el perdón de la deuda de los países más pobres del mundo. Son proyectos de ámbito gigantesco, con objetivos más que ambiciosos, que Bono y su equipo manejan con la ayuda de OKR. La estrella del rock explica que OKR proporciona un entorno para el riesgo y la confianza en el que fracasar no se paga con el despido.

Tenemos que darnos cuenta – una epifanía – de que si nos enfocamos en todo, no nos enfocamos en nada

Andy Grove

El truco de OKR: Plantear metas, hacerlas medibles y estar siempre alerta

Una consecuencia interesante es que el hecho de que definiendo juntos los temas importantes y los objetivos de la empresa, se asegura que existe un canal de comunicación transparente dentro de la empresa.

El planteamiento de los objetivos plantea cuestiones sobre la visión de la empresa y el sentido del trabajo. Los objetivos de un equipo derivan de los objetivos de la empresa, y cada miembro del equipo puede establecer sus propios objetivos. Se plantea un concepto claramente concebido para todos los procesos de coordinación dentro de la empresa.

¿Conoces el truco de OKR? Plantear metas, hacerlas medibles y siempre estar alerta #jobwizards #okr http://bit.ly/2L47pzl

CLIC PARA TUITEAR

Ágil y ambicioso: Las ventajas de la gestión por objetivos y OKR

La gestión ágil mediante al método OKR no es un método de arriba-a-abajo, regido por restricciones externas y cifras. En lugar de eso se utiliza la participación, la motivación y la satisfacción por el trabajo de todos los empleados, desde el nivel de gestión a los equipos, los departamentos y sus miembros.

La mayoría de las empresas que trabajan de acuerdo al método OKR, plantean, miden y evalúan sus objetivos y resultados clave con una frecuencia trimestral. En la fase inicial, la preparación, los objetivos se desarrollan y moderan en talleres, normalmente con el apoyo de facilitadores OKR.

El establecimiento de objetivos incluye metas estratégicas corporativas, planteadas por los responsables y las metas personales de cada empleado. En la segunda fase, la especificación, se asignan resultados medibles sobre los que hay que trabajar para alcanzar los objetivos. Al final, los resultados medibles se evalúan y valoran. Está permitido no cumplir con los objetivos o equivocarse, de acuerdo al lema: “A veces se gana, a veces se aprende”.

Empresa & Cultura