Estar siempre disponible es el pasado. ¡Es hora de desconectar!

¡Llega la generación del milenio! Nacidos en los ochenta y los noventa, y más preocupados por cuestiones que tienen que ver con el equilibrio entre vida laboral y personal y la relevancia de sus empleos que por ganar bonos a razón de jornadas semanales de 70 horas. Esto ha forzado a las empresas a obligar a los empleados a que se tomen tardes y fines de semana libres. ¿Nos hemos pasado de la raya?

Uwe Hück, presidente del comité de empresa de Porsche, hace hincapié en la presión que supone para los empleados el estar permanentemente disponibles y no poder nunca desconectar en su tiempo libre. Las órdenes son que, entre las siete de la tarde y las seis de la mañana, durante los fines de semana, y mientras estén de vacaciones, las cuentas de correo electrónico de los empleados estarán bloqueadas. Hück afirma que “la carencia de personal especializado se está haciendo cada vez más seria, encontrar nuevos empleados cada vez más difícil, así que tenemos que cuidar a nuestros empleados para que se queden. Leer y responder correos por las tardes son horas de trabajo que no se pagan y que aumentan el estrés. Es completamente inaceptable”. Le preocupa que, si no se toman cartas en el asunto, aumente el número de empleados que se quemen. Sin embargo, piensa que, a diferencia de los empleados de convenio, los directivos sí que deben recibir y responder correo por las tardes: “Si, como responsable, tienes un salario alto, tienes que responder por las tardes”. ¿Podría llevar esta situación a una sociedad de dos clases, la de los que no trabajan por la tarde y la de los que están siempre disponibles? ¿No sería la conclusión más sensata que cada cuál gestione su tiempo de forma más flexible y responsable?

“El equilibrio entre vida laboral y personal es una frase desgastada. En realidad es un círculo, no un equilibrio”. Jeff Bezos #jobwizards #newwork #worklifebalance http://bit.ly/2C04oLy

CLIC PARA TUITEAR

Todas las empresas están cambiando su forma de pensar, cada una a su manera

¿Cómo está manejando el tema Volkswagen? Los empleados que están acogidos al convenio colectivo pueden configurar sus cuentas de correo de forma que no reciben mensajes los días laborables de seis de la tarde a seis de la mañana ni en los fines de semana. Los mensajes no se borran. Volkswagen lo ve como una zona de silencio autoimpuesta. Hück quiere refinar el sistema para Porsche: “¿De qué vale que no te lleguen al momento si llegas a la oficina para encontrate una avalancha de mensajes?”. Así pues, todo el que envía un mensaje de correo en Porsche fuera de horas de trabajo recibe un aviso de que el mensaje ha sido borrado y que debe enviarlo otra vez durante las horas de jornada laboral. Naturalmente, hay también excepciones, para evitar problemas con personas que trabajan en otras zonas horarias.

En BMW, la regla del derecho de no disponibilidad se aplica fuera del horario laboral, en las fiestas y los fines de semana, pero los mensajes no se bloquean ni se borran. En Daimler, se recomienda la retención durante horas no laborables, pero no se obliga a ello. Los empleados pueden configurar sus cuentas para que los mensajes que lleguen durante los periodos de reposo sean automáticamente borrados y se informe al remitente. Cada persona es libre de decidir si hacerlo o no.

“Si estoy feliz en casa, voy a la oficina lleno de energía”

Así describe Jeff Bezos, CEO de Amazon, su principio para ir al trabajo lleno de motivación: “Y, si estoy feliz en el trabajo, voy a casa lleno de energía. Nadie quiere ser ese tío (y todos sabemos que siempre hay uno así) que llega a la reunión y roba toda la energía… Lo que quieres es ir a la oficina y animar a todo el mundo”. Bezos encuentra insuficiente el término “conciliación laboral”. “Mi punto de vista es que se trata de una expresión debilitadora, porque implica una separación estricta”. Considera que es más productivo pensar en el trabajo y la vida privada como dos partes integradas, en lugar de dos partes que deban ser equilibradas. “En realidad se trata de un círculo, no un equilibrio”, explica Bezos, quien intenta conservar la armonía entre vida profesional y privada. Intenta inculcar esta filosofía a sus empleados, desde los nuevos a los veteranos.

Escala de porcentajes entre vida laboral y privada

La Generación del Milenio quiere tener más flexibilidad en el trabajo para gestionar sus vidas

Siempre disponible: Una bendición y una maldición

¿Cómo conseguir el equilibrio óptimo? ¿Es más fácil reducir la presión estando disponible y no causando problemas? Jörg Feldmann, del Instituto Federal de Seguridad y Salud Ocupacional (Alemania), dice: “Por un lado, es posible conseguir una mejor combinación de vida profesional y familiar. Por otro lado, podemos dejarnos el descanso por el camino. Eso quiere decir que, es tanto una bendición como una maldición. En según qué circunstancias esto puede tener consecuencias serias para los empleados, en términos sociales y de salud. Esto puede combatirse si existen reglas claras entre el empleador y el empleado, como por ejemplo quién está a cargo en cada momento o la responsabilidad de responder a una llamada”. Christiane Benner, directora del sindicato alemán de trabajadores del metal, y miembro de la comisión supervisora del proveedor automovilístico Continental, piensa que “los acuerdos a nivel de empresa están muy bien, pero para ello se requiere que exista previamente una buena atmósfera laboral y cultura empresarial”. Considera que también los legisladores son responsables: “Veo puntos de partida que pueden acabar convirtiéndose en ley. Se trata de establecer el derecho a desconectar e impedir que desaparezcan los límites a la jornada laboral”.

 

Tiempo libre en mitad de la jornada

Para algunos es un ideal inalcanzable, para otros una desagradable interrupción del trabajo: la siesta de mediodía. Desde siempre, cualquiera que se atreviera a dormir un rato en mitad de la jornada laboral era considerado como incapaz de soportar la presión o desinteresado. Hoy, Google ha puesto en marcha en muchas de sus oficinas lo que llama “cápsulas de sueño”, en las que los empleados pueden tumbarse en un sofá, desplegar una pequeña cúpula sobre sus cabezas y dormirse una siestecita, si lo prefieren, escuchando música relajante.

La agencia londinense de marketing online Reboot ha destinado una sala exclusivamente para descansar con tranquilidad.

El neurólogo Matthew Walker, autor de “¿Por qué dormimos? La nueva ciencia del sueño y los sueños” (“Why we sleep: The New Science of Sleep and Dreams”), reconoce una pandemia de falta de sueño. Las investigaciones muestran que, de media, dormimos considerablemente menos que las generaciones anteriores. “Pasamos más tiempo en el transporte público y trabajando, lo cual nos atrapa como un vicio. No hay ningún aspecto de la salud física y mental que no dependa de un buen sueño”.

Arianna Huffington, fundadora del Huffington Post, incluso ha escrito un libro titulado “La revolución del sueño” (“The Sleep Revolution”), tras caer víctima de la extenuación. “Cómo hablamos sobre el sueño y su valor es una parte importante de nuestros actuales cambios culturales”.

Ya sea durante el día, por la tarde o durante el fin de semana, es importante desconectar. ¿Qué leyes necesitamos para protegernos del estrés, o para que personas bien equilibradas puedan entregarse en su trabajo? ¿Y, en último término, para generar beneficio económico a la empresa? En la práctica, cada empresa debe trabajar en ello individualmente.

Equipo & Transformación