El futuro de la nube y cómo hace que las PYME se adapten al futuro

Muchas PYMEs utilizan aún sus propios servidores, y se las arreglan sin servicios en la nube. Otras confían todo a la nube pública. Ambas aproximaciones tienen sus puntos débiles en lo referente a la seguridad y gestión eficiente de los datos. La solución elegante es la nube híbrida. Combina las ventajas de ambos métodos para el almacenamiento de datos, copias de seguridad, colaboración de equipos y -- muy importante -- seguridad de los datos.

Flexibilidad, eficiencia y alta seguridad: Así es como tienen que conectarse las nubes pública y privada #jobwizards #cloudcomputing #hybridcloud http://bit.ly/2Rgu0qp

CLIC PARA TUITEAR

Nueva libertad, nuevas oportunidades, nuevos riesgos

Nuestros hábitos de trabajo se están haciendo más y más móviles. Esto tiene muchas ventajas, pero también implica nuevos riesgos, especialmente para los servicios IT. Muchos negocios tienen dudas razonables sobre el almacenamiento de datos en la nube. ¿De quién puedes fiarte? ¿Dónde pueden almacenarse datos y aplicaciones de forma segura? Al mismo tiempo, todo el mundo quiere equipos que trabajen juntos, pero no necesariamente en la misma oficina, y tienen que colaborar de forma eficiente y para ello tener acceso a datos e información que necesitan en su trabajo. Existen aplicaciones que hacen que la colaboración social, la coautoría y la mensajería instantáneas funcionen globalmente de forma eficiente. Son servicios que permiten que los equipos trabajen en los proyectos de forma ágil y adaptable a la aparición de nuevas necesidades en la empresa. Y también hay que cumplir con el nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD/GDPR). Dado que los procesos de negocio son cada vez más rápidos debido a la digitalización, el volumen de datos crece exponencialmente. La infraestructura necesita crecer al mismo ritmo. Es inevitable recurrir a la virtualización y los servicios en la nube si se quiere que la propia infraestructura IT sea eficiente.

La clave está en proteger la infraestructura, los datos y la identidad de los empleados de forma sencilla mediante sistemas de seguridad gestionados. Uno de los puntos más importantes es cómo se gestionan el almacenamiento de datos y las copias de seguridad. Es importante que las empresas puedan configurar qué datos se almacenan y dónde. ¿Qué debe quedarse en los servidores propios y qué debe ir a la nube? Hay que minimizar los fallos de sistemas y posibles pérdidas de datos. ¿Quién quiere verse en una situación en la que su empresa está parada debido a un fallo humano o a un ataque malicioso? El negocio tiene que funcionar de forma fiable.

Ágil y móvil: Millennials

Un factor que no conviene subestimar, aparte de la digitalización de la comunicación y los procesos de trabajo, es el cambio que trae la generación Millennial, los primeros nativos digitales. Ya hemos visto en otros artículos cómo los millennials prueban nuevas cosas y son partidarios de lo ágil y móvil. Esta generación necesita un mundo del trabajo que se adapte de forma flexible a su requisitos. Por ejemplo, las herramientas de colaboración de equipos, como las basadas en Microsoft 365, permiten que cualquiera trabaje desde cualquier sitio, accediendo a la última versión de cualquier documento. Las empresas que ignoren este hecho tendrán muy pronto problemas para contratar a nuevos empleados.

infographic of the increase of hybrid cloud systems

Las nubes híbridas tendrán en el futuro un auge entre las PYMEs.

Emergen soluciones heterogéneas y flexibles

En 2016, la consultora de gestión y estrategia Deloitte publicó el informe “Millennial Survey” según el cual el 75% de los millennials quieren trabajar sin estar obligados a estar en una oficina. Muchas empresas están ya respondiendo a esa demanda y llevando a cabo una transición hacia los productos IaaS (Infraestructura como Servicio, Infrastructure as a Service). La desarrolladora de software rusa Kaspersky Lab lleva a cabo anualmente una encuesta de riesgos de seguridad corporativos en IT entre los responsables de IT. Este año se consultó a 6.614 personas de 29 países, y uno de los resultados obtenidos fue que el 66% de las grandes empresas y el 49% de las PYMEs piensan seguir expandiendo sus redes híbridas. Las PYMEs están viendo cada vez más el potencial de gestionar sus datos usando una aproximación mixta: en sus instalaciones, en una nube privada y en la nube pública. Un efecto colateral de la inclusión de servicios en la nube es la reducción de costes. Puesto que se cobra por uso, se ahorran los costes derivados de adquirir recursos que van a usarse por debajo de su capacidad.

¿Qué fórmula debo escoger para mi empresa?

Poca gente quiere convertirse en un experto en IT y hablar continuamente sobre sistemas, puntos fuertes, puntos débiles, oportunidades y riesgos. Lo que le interesa a la gente es dedicarse a su negocio, y para ello necesitan soluciones que les dejen libre la atención para pensar en lo que realmente les importa. De lo que se trata es de combinar seguridad y flexibilidad. ¿Qué preferirías: tenerlo todo en tu empresa y tener que resolver cada problema, o tener las aplicaciones y los datos en la nube para tener más libertad y flexibilidad? ¿Ambos? ¿Te quita un peso de encima o no te deja dormir por las noches? Tienes que decidir lo que el cloud computing va a ser para ti. Con una solución híbrida puedes combinar y sacar partido a ambas filosofías.

Una cosa es segura: Las PYMEs no van a tener más remedio que cuestionar cómo gestionar sus procesos, ficheros y aplicaciones de una forma inteligente, económica y segura. La nube híbrida es lo que depara el futuro, incluso si no eres una gran corporación internacional.

Trabajo & Espacio